Bestia de Gevaudan

La región de Gévaudan tiene grandes historias de la Europa medieval, con batallas, personajes y criaturas únicas, como las que le traemos hoy, algo que sucedió entre 1764 y 1767 en esta tierra francesa donde bestias de grandes dientes y colas tenían aterrada a la población que se extendía por 90 kilómetros a la redonda de aquella ciudad.

En una cifra que se estima en más de 200 ataques, quedaron como víctimas fatales entre 100 y 120 personas repartidas entre niños y adultos, además de los más de 20 heridos de gravedad, claro está, con estudios que poco se pueden acercar a la realidad debido a lo lejano del ataque y la poca información y cantidad de testigos fieles.

Entre mitos y cuentos de animales fantásticos, y bestias infernales se debatía aquella Francia que incluso, accedió a que el reinado invirtiera una gran cantidad de sus riquezas y hombres en la caza del animal o criatura, con resultados nulos que siempre finalizaban igual, con las gargantas destrozadas ante los ataques despiadados que parecían no satisfacer la ansiedad de sangre de aquella bestia.

Bestia de GevaudanLos ataques siguieron durante los años y de hecho, una invasión de lobos en todo el país hizo olvidar momentáneamente lo sucedido en Gévaudan, al punto tal en que la prensa comenzó a atribuir los ataques a los lobos corrientes, olvidando las descripciones fabulosas de ataques y testigos.

No fue sino hasta 1767, cuando Jean Chastel aun inmenso lobo a mediados de junio, acto seguido las muertes mermaron y desde ese entonces, Chastel fue visto como un héroe y aquel animal fue considerado como la verdadera Bestia de Gévaudan, siendo noticia en todo el país e incluso, el continente.

A pesar de las muertes, nadie las recordó y restaron importancia a los hechos anteriores luego del acto de Chastel.

SIGUIENTE MITO:

MITO ANTERIOR: