La mulánima

La Localidad de Rosario guarda una gran cantidad de cuentos, mitos y muchas otras historias que hacen de sus callejones todo un arte, o todo un trayecto de miedo según se vea, en parte, gracias al mito de la Mulánima o Mula Ánima, ese misterioso animal que se aparece en las noches en los barrios de la localidad, expulsando fuego en chispas desde sus ojos, orejas, boca y nariz, reforzando su mezcla de colores negro y marrón.

Vista también en valles, montañas y brillando en los cerros, este “animal” lleva consigo un freno de oro y una gran cantidad de cadenas, por lo que además de su apariencia, sus artefactos hacen ruidos específicos que alertan de su presencia cercana.

Según el mito, este fantasma o aparición pertenece al espíritu de cierta mujer que hace muchos años fue castigada por mantener relaciones sexuales con varias personas prohibidas, entre ellas, un sacerdote, su propio compadre y ¡Hasta con otra mujer! Por lo que en castigo fue hecha ánima y condenada a deambular con el freno y el fuego.

La mulánimaAunque también se conoce de la posibilidad de liberarla del yugo al quitarle el freno de oro, también es cierto que al parecer quienes han tenido el valor de hacerlo, han desaparecido por completo al cabo de un año, o en casos más extremos, han encontrado algún familiar muerto en su hogar luego del acto.

Esto ha frenado a muchos campesinos de la zona a enfrentar el miedo, más bien le huyen y la ignorar a pesar de la gran pena que causa observa a esta mula deambulando con aquel peso y la pena enorme que transmite por su carga,.

De momento, nadie se atreve a liberarla y aunque al parecer lo han hecho, la Mulánima sigue en las calles rosarinas esperando quien la ayude.

SIGUIENTE MITO:

MITO ANTERIOR: