La piel del venado

Se encontraba un pequeño venado muy solo tomando agua de un arroyo, pero entonces se dio cuenta de que unos cazadores estaban detrás de él y entonces cuando vio pasar la primera flecha que fue muy cerca de su lomo, comenzó a correr tan fuertemente que así estaba esquivando las flechas que le tiraban, sin embargo los cazadores eran muy agiles y podían rápidamente alcanzarlo, las flechas no paraban de pasar muy cerca del pobre animal que tenía mucho miedo, hasta que uno estuvo prácticamente encima de él y entonces ahí se cayó en un pozo que había en la naturaleza y que estaba camuflado con la maleza que había en la superficie, los cazadores pensaron que se habría ido, lo perdieron de vista.

Dentro de la cueva que había debajo de la tierra, el venado encontró contención por parte de unos entes mágicos que allí vivían y ahora estaban curando la patita del animal que cayó en su casa, escucharon la tristeza en la voz del venado cuando les contaba que su piel era tan blanca que todos los humanos la hallaban fácilmente y luego era la mejor para usar en sus escudos, para vestir, o incluso para comer los usaban también a los de su especie, por eso es que antes de que el venado se fuera, ellos querían concederle un deseo.

image031Luego de mucho pensar en el deseo que pediría, el venado pidió que su especie y él fueran protegidos por una piel más fuerte y difícil de hallar, entonces los entes se pusieron de acuerdo y comenzaron a verter sobre él tierra, luego de un ritual le pidieron al sol que cambie el color de su piel de modo que el mismo se confundiera fácilmente con El Mayab, terminó el ritual y el sol cambió su piel para siempre.