Mito del carro alado

 

Este mito cuenta como la parte racional de la persona es la encargada de que funcione el carro que sería el alma para dirigirse hacia donde debe que es el sitio de origen, para llegar ahí no hay que dejar que ninguno de sus caballos lo domine, en el pecho está el caballo blanco que es el benévolo y representa todo lo positivo de su alma, mientras que en el vientre se ubica el negro, siendo éste encargado de la parte negativa, el deseo, la lujuria y demás, cosas vergonzosas para el espíritu, Mito del carro aladouno es fácil de llevar, mientras que el otro es salvaje, si se logra obtener un equilibrio de ambos, el alma ira tranquila hasta su destino.

Mito completo:

Una de las más importantes alegorías de Platón es la de el carro alado porque viene a representar al individuo en su camino hacia la divinidad o a la iluminación dicho con otras palabras. Dentro de la representación que el filósofo brinda, podemos encontrar una carroza que viene a ejemplificar el alma de todos nosotros en su más pura esencia. Por atrás de la carroza hay quien la dirige como un Auriga, este hombre tiene la misión de razonar el camino que se debe seguir y también de marcar las mejores formas para lograrlo. Por otro lado, el Auriga es nada menos que la mente, el intelecto, la lógica, la razón.

No se ejemplifica en ningún momento a una conducción sencilla para el Auriga, la carroza llegará a destino solamente si se la maneja bien y si se domina cada uno de los pasos que se dan porque para que esta alma avance necesita de dos caballos que ya tenemos incluidos. Uno de los lados está siendo arrastrado por un caballo que viene de una casta noble y representa todo aquello que es parte de nuestra naturaleza, pero que a su vez es necesario como por ejemplo la envidia sana o la indignación justa. El otro lado de la carroza se ve dirigido por un caballo muy diferente al anterior, ya que este se forma con carácter y raza; tiene manías, busca la satisfacción personal, tiene deseos, apetito y no rige de razón sus impulsos.

El trabajo de llegar a la iluminación del alma es del Auriga que está al mando de esta carroza, el problema es que sus caballos no siempre querrán escucharlo y que podrán tomar caminos equivocados. La mejor forma de ir avanzando es con intelectuales que ayuden a convertir en conscientes cada uno de los pasos que se dan y así se dirigirá de forma más lenta, pero a la vez correcta hacia su destino

SIGUIENTE MITO:

MITO ANTERIOR: