Mitos chinos

 

Niu-Ku. Era una diosa dentro de la mitología china, ella era la encargada de la multiplicación de las personas, gracias a ella las personas podían tener hijos, pero ella no era la única diosa. Existía un dios llamado Gong-Gong, él era el dios del agua, el odiaba al dios del fuego llamado Zhu-Rong, ambos estaban en guerra, debido a esto existían muchas inundaciones y muchos fuegos incontrolables, esto ocasiono que el número de personas disminuyera considerablemente, algo que a Niu-Kua no le gusto.

Durante la última batalla de la guerra, Zhu-Rung utilizo su poder para derrotar a Gong-Gong, al cual derroto arrojándole una gran bola de fuego que evaporizo el agua que protegía a Gong-Gong e impactándolo. Pero Gong-Gong no acepto ser derrotado y una vez que se recupero ataco de nuevo a Zhu-Rung e hizo que este se estrellara contra el dios encargado de sostener el cielo. Debido a esto el cielo comenzó a derrumbarse.Mitos chinos
Niu-Kua al ver esto rápidamente utilizo a una gigantesca tortuga para sostener el cielo. Obligo a ambos dioses a terminar su guerra y juntos a ellos crea las condiciones necesarias para que todo estuviera en calma y las personas pudieran vivir en paz.

 

Los 10 soles. Cuando la tierra se creó esta tenía 10 soles, cada uno iluminaba a la tierra durante un determinado tiempo.

Los diez soles eran hijos del emperador del cielo llamado Di Jun y de su esposa Xi He, estos habían ordenado a sus hijos que alumbraran la tierra durante solo un determinado tiempo y al terminar podían ir a relajarse al valle del cielo.
SolesDespués de muchos años los 10 soles comenzaron aburrirse de pasar por lo mismo todos los días, hasta ese momento siempre habían cumplido con las instrucciones de su padre y siempre eran puntuales, pero había llegado el día en el que ya estaban cansados de la misma rutina. Queriendo divertirse un rato todos los soles subieron al cielo y comenzaron a correr, esto ocasiono que la tierra se calentara debido a los 10 dioses, al ver esto Di Jun ordeno a sus hijos para que regresaran al valle, pero los soles no le hicieron caso. Di Jun ordeno llamar a un arquero y le ordeno que obligara a los soles a bajar, el arquero sin pensarlo comenzó a lanzar flechas y uno por uno fueron cayendo, hasta que solo uno quedo, ese sería el encargado de iluminar la tierra mientras los otros ya no regresarían jamás.

SIGUIENTE MITO:

MITO ANTERIOR: