Mitos cortos de sinaloa

 

El zoológico de Culiacán. Hubo una vez un hombre que era conserje y amaba a todos los animales del zoológico donde trabajaba, pero un día nació un mono, él lo adoraba y siempre le iba a jugar y darle de comer, un día enfermó el hombre por su mayoría de edad y quedó en su casa hasta el día de su muerte, dicen que en ese entonces el mono sintió la ausencia porque no quiso volver a comer durante un largo tiempo. Una noche dice un velador que vio a un hombre entrar a la jaula del mono para darle bananas, le habló unas palabras, el día siguiente lo comentó con sus compañeros y le dijeron que era el conserje ya sin vida, las bananas estaban en la jaula todavía.

SIGUIENTE MITO:

MITO ANTERIOR: