Mitos infantiles

 

El mito del flautista. Hace mucho tiempo algo muy extraño sucedió en el pueblo de “Hamelin”. Una mañana, cuando los flatuhabitantes salieron de sus casas, encontraron las calles invadidas por miles de ratones las cuales fueron rondando todas partes del pueblo, devorando insaciablemente a su paso todo tipo de comida. Nadie podía entender la causa de tal invasión, y lo que es peor, nadie sabía qué hacer para acabar con esta inmensa plaga que era tan molesta como peligrosa. No importaba la forma en la que trataron de exterminarlos, solo lograron espantarlos un poco y parecía que cada vez más y más ratones aparecían en el pueblo.
Era tal la cantidad de ratones como de personas y día tras día dominaban las calles y las casas que hasta los gatos huían asustados. En vista de la gravedad de la situación los habitantes del pueblo pusieron un anuncio por toda la ciudad el cual decía que si una persona se creía capas de espantar a los ratones de la ciudad y desaparecerlos por completo los habitantes le ofrecerían una elevada recompensa.
Muchas personas de distintos lugares intentaron muchas alternativas para ahuyentar a los ratones pero todos fracasaron, algunos intentaron con un número grande de gatos pero tampoco podían hacerlo y huyeron. Otros intentaron con trampas paras ratones que era lo único que funcionaba pero cada vez habían mas y mas que no importaba a cuantas matases, el número que se reducía se recuperaba en pocas horas.
Entonces un día apareció un joven desde muy lejos que tocaba con una flauta una rara melodía la cual logro tranquilizar a los ratones y cuando siguió tocando y avanzando logro llevarse a todos los ratones fuera del pueblo y los devolvió a la alcantarilla. El joven regreso por su recompensa y se convirtió en el salvador del pueblo.

SIGUIENTE MITO:

MITO ANTERIOR: